Autolesión: la expresión del dolor emocional

Autolesion_Ipsimed

Autolesión: la expresión del dolor emocional

Mi cuerpo representa cómo me siento

Definimos la autolesión como la mutilación deliberada del cuerpo o de una parte del cuerpo (como cortarse o quemarse), no con la intención de cometer suicidio, sino como forma de manejar emociones que parecen demasiado dolorosas para que las palabras las expresen.
Karen Conterio y Wendy Lader

Dolores Mosquera, psicóloga e investigadora sobre Trauma y Disociación, describe la autolesión de la siguiente manera:

“La autolesión es el acto intencionado de hacerse daño sin la intención de morir; describe a alguien que sufre, es el ‘lenguaje del dolor’, el acto de dañarse a uno mismo con la intención de tolerar un estado emocional que no puede ser contenido o expresado de una manera más adaptativa. También es la intención de luchar y de seguir con vida, pues la mayoría de las personas que se autolesionan quieren vivir, no morir”.

Motivaciones de la autolesión

La autolesión es la forma que utilizan algunas personas para tratar de calmar y autorregular su mundo emocional. Autolesionarse es una acción efectiva y a corto plazo, aunque agresiva y lesiva para la persona. Para muchas personas tolerar el dolor físico es mucho más sostenible que el dolor emocional, especialmente cuando no saben por qué se sienten así de abrumadas en un determinado momento o situación.

Para familiares y amigos resulta muchas veces difícil de comprender el por qué su ser querido necesita hacerse daño intencionadamente, o por qué esa lesión representa un alivio, pero lo cierto es que las motivaciones que desencadenan que una persona recurra a la autolesión son muy variados:

  • Controlar y reducir la angustia o la ansiedad, buscando una sensación de alivio.
  • Dotar de sentido a su dolor interno visibilizándolo como una experiencia real y explicable (las cicatrices tienen el extraño poder de recordarnos que el pasado es real -Cormac McCarthy-).
  • Tener cualquier sentimiento, incluso si se trata de dolor.
  • Apaciguar la sensación de vacío emocional.
  • Autocastigarse por errores percibidos.

La persona que se autolesiona carece de habilidades adaptativas para poder calmarse y controlar el estrés, la frustración, la tristeza, las sensaciones de vacío o la ira con las que convive como si de una olla a presión a punto de explotar se tratase. Tiene grandes dificultades para identificar sentimientos y expresarlos. Para ella, recurrir a la acción es mucho más sencillo que intentar comprender y expresar a otra persona lo que siente. La acción conlleva un alivio inmediato mientras que verbalizar y compartir requiere de gran esfuerzo y recurre a la acción como forma de comunicación.

Lo desadaptativo de esta conducta es que el alivio inmediato refuerza la conducta agresiva como estrategia de afrontamiento e impide a la persona adquirir nuevos recursos que funcionen tanto a corto como a largo plazo. Además, estimula una culpa interna salvaje y cruel que le lleva de nueva a autolesionarse como forma de apaciguarla, como si de un círculo vicioso se tratara.

Las autolesiones normalmente reflejan:
Dolor, desesperación, falta de recursos adaptativos, confusión, emociones, sensaciones (culpa, ira, enfado, frustración…), juicios (propios y ajenos), ganas de vivir (no de morir), una alternativa para tolerar el sufrimiento, una manera de mostrar lo que sienten, una alternativa al suicidio.

Algunos ejemplos de autolesión incluyen los siguientes:

  • Cortes o rasguños profundos con un objeto afilado.
  • Rascado hasta hacerse sangrar.
  • Quemaduras (con fósforos o cigarrillos encendidos, o con objetos afilados o calientes, como cuchillos).
  • Grabarse palabras o símbolos en la piel.
  • Darse golpes a sí mismo, puñetazos o golpearse la cabeza.
  • Perforarse la piel con objetos afilados.
  • Insertarse objetos debajo de la piel

Las autolesiones ocurren con mayor frecuencia en los brazos, la parte interna de los muslos, la barriga y la parte frontal del torso, pero cualquier lugar del cuerpo puede ser objeto de autolesiones. Además, las personas que se lastiman pueden emplear más de un método para hacerse daño.

El acompañamiento y ayuda profesional

Obtener el tratamiento adecuado puede ayudar a la persona a aprender e incorporar recursos más saludables para enfrentar las situaciones conflictivas. Para ello, recurrir a la ayuda profesional es un camino imprescindible.

La persona que se autolesiona tendrá que aprender a desarrollar habilidades de comunicación más saludables y manejar sus emociones sin tener que hacerse daño.

Normalmente, suele confundir represión con control. Para ello, un aprendizaje importante será evitar la acumulación de sensaciones intensas y, en su lugar, aprender a aceptarlas y afrontarlas en su día a día. De la misma forma, ver las emociones como ‘aliadas’ que le brindan una información sobre lo que está sucediendo y aprender a compartirlo con los demás de manera asertiva.

También será imprescindible el aprendizaje de nuevas pautas de comunicación más claras y directas que le ayuden a recuperar la confianza y mantener relaciones con los demás donde se sientan a gusto, sin obligaciones ni presiones.

La seguridad está directamente relacionada con la sensación de control que tenemos. Muchas de las personas que se autolesionan describen la experiencia de seguridad que les proporciona ‘el poder hacerse daño’ si lo necesitan. Para evitar recurrir a objetos dañinos será importante crear un ‘kit anti- lesiones’ al que recurrir en momentos de ansiedad y desborde emocional.

Este es un recorrido que pasa por el acompañamiento profesional.

Únicamente, a través de un vínculo firme, seguro y afectuoso es desde donde podemos crecer, aprender a cuidarnos y cuidar a los demás.

Sonia Hernáez Larrea
sonia.hernaez@ipsimed.com

Psicóloga Psicoterapeuta en Ipsimed, Integración Psicomédica. Ver perfil

No Comments

Post A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies