Epigenética y embarazo

Epigenética y embarazo - Ipsimed

Epigenética y embarazo

Las relaciones entre naturaleza y ambiente son el objeto de estudio de la epigenética. Ésta consiste en la interacción entre los genes (naturaleza) y el entorno (ambiente).

Pues bien, el ambiente interno del vientre femenino es el primer entorno que acoge al nuevo ser, e influye decisivamente en el ajuar genético con el que ya viene dotado.

Ciertamente, el entorno se amplifica al ambiente familiar y su clima afectivo. Pero también pertenecen a este sistema, por así decir, la cultura y las formas de convivencia, que suelen estar en constante cambio. Y la cultura va desde el estilo de vida de la embarazada; su comunicación (habla y contacto corporal); su alimentación, que comparte plenamente; la posible contaminación; los ruidos, sobresaltos y conflictos; o bien las buenas vibraciones -también en el sentido estricto de la palabra- de la armonía y de la música.

Es decir, la futura madre está proporcionando ya a su criatura las primeras experiencias vitales. Y los genes toman información de esa experiencia ambiental. Tu vientre, es decir, tú misma, eres el íntimo entorno; eres el medio ambiente que extrae, varía o impide la ejecución de los mensajes del ADN de los genes (información genética codificada).

Sí, el desarrollo de cualquier ser vivo -¡el de tu futuro bebé también!- es un proceso genético; pero en el que participa el ambiente, activando y desactivando genes (Matt Ridley, 2005: 222, 414ss).

¡Y el ambiente eres tú! Y también tu pareja y el entorno de la familia y de los amigos más cercanos.

Fíjate hasta dónde pueden llegar las relaciones y sus buenas consecuencias: si tú, durante el embarazo y la lactancia, generas, a oleadas, oxitocina, la hormona del placer y la felicidad; tu pareja, si se lo toma en serio, ¡también puede llegar a generarla! (Louann Brizendine, 2011)

La epigenética, pues, es la capacidad que tiene el entorno de los genes para activar o no -a través de un proceso bioquímico- determinadas características de éstos: “se silencian algunos genes que previamente se habían expresado y liberan lo que amordazaba a otros” (Richard Davidson, 2012: 172).

Por ello, prácticamente todo lo dicho ¡es aplicable y válido para las madres adoptivas!

El estilo de vida y crianza, que tú ya estás empezando desde tu embarazo, puede ser un ejemplo de transmisión de ciertos rasgos y cualidades no a través de los genes, sino de forma epigenética a las siguientes generaciones. Los cerebros cambian por la dedicación recibida de la madre. Y es la propia arquitectura del cerebro la que fragua; no siendo este proceso ni meramente genético, ni meramente por aprendizaje (Louanne Brizendine, 2011: 156ss.).

En resumen, la epigénesis diferencia la activación y expresión de los genes, y refuerza las conexiones entre las neuronas. Además, la interrelación entre las diversas áreas del cerebro se refuerza y la mente se hace más flexible.

Manuel Pintor García

Libros para consultar

BRIZENDINE, Louann (2011) El cerebro femenino. Barcelona: RBA.

DAVIDSON, Richard J. (2012) El perfil emocional de tu cerebro. Claves para modificar nuestras actitudes y reacciones. Barcelona: Destino.

MANES, Facundo (2015) Usar el cerebro. Conocer nuestra mente para vivir mejor. Barcelona: Paidós.

RIDLEY, Matt (2005) Qué nos hace humanos. Barcelona: Punto de Lectura.

SIEGEL, Daniel J. (2011) Mindsight. La nueva ciencia de la transformación personal. Madrid: Paidós.

Tags:
,
Ipsimed
Ipsimed Integración Psicomédica
hola@ipsimed.com

Equipo multidisciplinar dedicado al tratamiento de la salud mental mediante la Medicina Psicosomática, la Psicoterapia y otras actividades complementarias como el Mindfulness y el Teatro

No Comments

Post A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies