La consciencia de mi existencia más allá

La consciencia de mi existencia más allá

Mi  autómata no para de clasificar datos. Es una clasificación muy simple, pero efectiva, todo es clasificado en bueno o malo; y, rápidamente, se emite una orden: apegarse o evitarlo; en función de la cual, se disparan unas hormonas u otras: las del placer y la felicidad, o las del dolor y la insatisfacción; se automatiza una reacción. En adelante, cualquier estímulo similar se clasificará de la misma manera. Así funciona mi autómata, generando protocolos de aversión o apego que estandaricen reacciones ante estímulos parecidos. Es un trabajo muy útil, ahorra muchísima energía y muchísimo tiempo en la toma de decisiones. Funciona tan bien, y es tan útil, que la mayor parte del tiempo, casi el 100 % del tiempo, me suplanta por completo.

A veces, sin embargo, soy suficientemente consciente de mí mismo como para poder observar a mi autómata. Lo observo moviendo datos, comparando un nuevo estímulo con algunos anteriores que se le asemejan. Lo observo comparando el nuevo comentario de mi pareja con muchos otros que me ha hecho años atrás, o con alguno que me hizo mi madre en su momento. A veces se atasca en un bucle de datos y más datos  que se retroalimentan y que recalientan mi cuerpo con emociones desagradables. Si soy capaz de observar lo que pasa resulta casi mágico, porque consigo resetearlo. Normalmente, sin embargo, no me doy cuenta de nada, no me acuerdo ni de que existo, estoy tan acostumbrado a que mi autómata dirija mi vida que he desaparecido de ella.

Supongo que al principio fue una buena idea: un robot que se haga cargo de las tareas más rutinarias, que me ahorre tiempo y energía en la toma de decisiones diarias, que haga reaccionar con rapidez a mi cuerpo en situaciones de peligro. Desgraciadamente, ha llegado un momento en que es demasiado. Se ha apropiado por completo de mi vida, hasta el punto de hacerme desaparecer. Tan solo en contadas ocasiones soy capaz de acordarme de mi mismo y experimentar personalmente un solo instante de mi vida. Hasta eso, un instante de consciencia de mi mismo, resulta difícil hoy por hoy. Al momento siguiente, mi autómata retoma el control, necesita planificar el minuto siguiente, la hora de después, el día que vendrá, y se pierde en una planificación que no tiene presente, sólo futuro. O pasado, porque recopilar datos y procesarlos una y otra vez es muy importante para mi autómata, así consigue las reacciones que conforman mi carácter. Una y otra vez la misma reacción que me convierte en un robot triste, o iracundo, o victimista o vergonzoso…

Últimamente, gracias al mindfulness, le observo más a menudo, le veo planificando como un loco, o analizando datos una y otra vez, procesando un recuerdo tras otro en una comparación interminable, le observo clasificándolo todo en bueno y malo, ordenando a mi cuerpo reacciones que me limitan a lo de siempre, que me encierran en mi carácter, que no me dejan experimentar. Y cuanto más le observo, más me libero de sus automatismos, más me permito disfrutar de cada momento, más libre me siento en mis decisiones, más vivo cada instante, menos encerrado estoy, más disfruto de la experiencia.

También mi relación con los otros ha cambiado. Sé que el 99 % del tiempo les pasa como a mí, no son ellos, trato con sus autómatas. La consciencia de esta realidad generalizada me hace empático, indulgente, comprensivo, porque sé que no son ellos, que son como robots. Darme cuenta de esto, me vuelve creativo, hace que busque nuevas formas de responder, de relacionarme, de socializar, con originalidad, con curiosidad, sin juzgar, experimentado cada situación.

Volver a ser uno mismo, más allá de automatismos es tan difícil y tan fácil como observar, en especial a tu autómata, y ser consciente de que observas.

Francisco Rodriguez
Francisco Rodríguez
francisco.rodrigez@ipsimed.com

Colaborador en Ipsimed, Integración Psicomédica. Ver perfil

No Comments

Post A Comment

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies