La acupuntura como opción terapéutica

La acupuntura como opcion terapeutica Ipsimed

 La acupuntura como opción terapéutica

La acupuntura: una técnica de sanación de más de 5000 años

La acupuntura es una técnica de sanación de más de 5000 años de antigüedad procedente de la milenaria Medicina Tradicional China (MTC). Está recomendada en el tratamiento de numerosas dolencias y enfermedades físicas y, por su enfoque holístico, está indicada también para los trastornos mentales.

Su uso se expandió por Europa durante el siglo XX y en la actualidad se practica en todos los países del mundo. Incluso en uno de los estados más pequeños y menos poblados, el Vaticano, el Papa Francisco se beneficia en la actualidad de los servicios de un acupuntor particular que le visita puntualmente desde Argentina.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce desde 1979 la acupuntura como una “simple, barata y efectiva opción terapéutica”, que resulta eficaz en el tratamiento de al menos 50 enfermedades.

La OMS fomenta los estudios clínicos de esta disciplina y divulga los informes que desde hace varios años la validan, lo que ha ampliado el número de patologías aceptadas y ha mejorado la visión de la acupuntura por parte de la comunidad científica internacional. La acupuntura fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco (Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en el año 2010.

¿En qué consiste la acupuntura?

La explicación de la acupuntura desde el punto de vista de la tradición oriental consiste en la creencia de que en el cuerpo se mueve una energía cuyo equilibrado movimiento se altera si llevamos hábitos y estilos de vida poco saludables e inadecuados. Este desequilibrio provoca dolencias y malestares, y es el causante de las posteriores enfermedades que ya empiezan a gestarse.Para restablecerlo, la acupuntura, mediante la inserción de las agujas en los lugares adecuados, restituye el movimiento de la energía y sus cualidades, eliminando y reduciendo los síntomas patológicos.

La MTC concibe el cuerpo humano como un único sistema cuyas partes están relacionadas entre sí. Por ello, en numerosas ocasiones, cuando un paciente acude a la consulta a tratarse de un problema, suele mejorar de otros tantos.

Uno de los grandes debates que gira en torno a esta técnica es su demostración científica, máxime ahora que las terapias orientales están siendo cuestionadas en numerosos medios de comunicación.

Desde el punto de vista occidental, en la literatura científica internacional encontramos numerosos estudios que confirman la eficacia de la acupuntura para un amplio abanico de dolencias, como pueden ser la depresión, la ansiedad y el insomnio, los trastornos intestinales, el síndrome de abstinencia del tabaco o la heroína, la esterilidad femenina (con el doble de éxito que las inseminaciones artificiales), e incluso para hacer girar al feto dentro del vientre de su madre con una tasa de éxito del 80%.

En concreto, las investigaciones indican que la mayoría de estos efectos beneficiosos se originan en el sistema nervioso central, que libera sustancias químicas llamadas neurotransmisores y hormonas que reducen el dolor, refuerzan el sistema inmunológico y regulan diversas funciones del cuerpo.

  • En 1999, se demostró mediante imágenes de resonancias magnéticas cómo determinadas zonas del cerebro son activadas con sólo insertar las agujas en los diferentes puntos de acupuntura.
  • En el año 2000, científicos de la Universidad de Harvard confirmaron que la acupuntura modula el sistema límbico y bloquea las regiones del cerebro emocional responsables de la experimentación del dolor y la ansiedad.

Además, estudios recientes publicados en diferentes revistas científicas apuntan que el equilibrio de las dos ramas del sistema nervioso autónomo, el que controla las acciones involuntarias, se incentiva con la acupuntura, lo que supone consecuencias beneficiosas para la salud, el bienestar emocional y el retraso del envejecimiento.

Estas primeras investigaciones sobre los efectos multisistémicos de la acupuntura son relativamente recientes. Podríamos afirmar que todavía queda mucho por demostrar desde el punto de vista científico, lo que supone en la práctica que la comunidad médica no acaba de aceptar el uso y la eficacia de los tratamientos de acupuntura.

Sin embargo, la medicina occidental y la oriental se complementan…

En numerosas ocasiones la acupuntura presta apoyo al tratamiento médico y logra aliviar los síntomas de la enfermedad, con lo que el propio doctor, al observar una mejoría, retira o reduce la dosis de medicación hasta su total eliminación. Se han dado casos de personas con enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple que eliminan la ingesta de medicamentos y no presentan síntomas.

Lo idóneo sería la integración de ambas medicinas y su uso conjunto en los hospitales públicos, como ocurre en China, por ejemplo. Esto tendrá lugar a medida que se demuestre, en términos mesurables, los efectos de las agujas en regiones específicas del cerebro humano y en las enfermedades crónicas de larga duración, entre otros avances.

A pesar de las reticencias, la MTC goza cada día de una mayor popularidad en numerosos países occidentales. El porcentaje de población que ha utilizado la acupuntura al menos una vez es de un 42% en Estados Unidos, un 75% en Francia y un 38% en Bélgica. No sólo es más popular por el número de usuarios y por el dinero que le dedican, sino porque los Gobiernos también están empezando a interesarse por examinar diferentes aspectos a fin de determinar si deberían integrarla en la prestación de servicios públicos de salud. En China, la medicina tradicional supone alrededor de un 40% de la atención sanitaria.

La aportación de la medicina oriental a Occidente sería, sin duda, muy valiosa para aprender a llevar estilos de vida que preserven nuestra salud. Familiarizarnos con estos conocimientos contribuiría a tomar conciencia de la importancia de prevenir enfermedades. Una enseñanza temprana de la práctica de la MTC en los colegios y de la teoría en los grados superiores contribuiría sin duda a tener unos ciudadanos y una sociedad más sana.

Como dice el Tratado Clásico de Medicina Interna, el Nei Jing:

“Curar una enfermedad o corregir un desorden con medicinas es como cavar un pozo cuando ya se tiene sed o fabricar armas cuando la guerra ya ha estallado, y es demasiado tarde para que sirva de mucha ayuda”

Tomemos nota.

Mª Fernanda Martínez Sierra

Estudia Medicina Tradicional China en la Escuela Nei Jing, en Tian (Pozoamargo, Cuenca), donde también cursa masaje y otros estudios de prevención y cuidados de salud. Compatibiliza sus estudios de MTC con su carrera de comunicación, que inició en la Universidad Pontificia de Salamanca, donde obtuvo una beca Erasmus que cursa en Angers (Francia) y culmina con el Programa de Dirección en Comunicación Corporativa y Management del IE, tras estudiar el Master en Periodismo Económico de la APIE y el Master en Administración y Gestión de Empresas en el ESIC. Todo ello le da pie a trabajar en varios medios de comunicación y gabinetes de prensa de diferentes empresas.

En la actualidad, Mª Fernanda aúna las dos vertientes de su carrera profesional en una única: además de pasar consulta, se dedica a divulgar, mediante conferencias y talleres, la importancia de la medicina tradicional china y de la acupuntura, disciplina a la que dedica los últimos años y para la que mantiene colaboraciones con relevantes acupuntores en Madrid.

Ipsimed Integración Psicomédica
hola@myred.es
Sin comentarios

Publicar comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies